jueves, 20 de septiembre de 2007

La Raña

la Raña, es Celeste y verde, como los mares.





Para llegar, seguir el camino de la vega, el que cruza entre los campos de lúpulo y la remolacha azucarera.


Paredes de adobe, vigas de madera con olor a chimenea.
Árboles meciéndose al viento, melisa y clavo en los “arreates” de la puerta. Pequeñas gotas de agua formando rocío, sobre el genillo.
Y el río deslizándose por entre los juncos.

Entre el lúpulo y la sementera, las cigüeñas, sólo se alejan un poquito, cuando pasas cerca.
Los pasos sobre la hierba, no dejan huellas ni sonidos.
Nada perturba la tarde. Los atardeceres, llenos de esa luz tan mágica, de esa suavidad casi dulce, de ese silencio suspendido, son sus horas preferidas.Sentada a la puerta, todas las historias, todos los lugares y caminos recorridos o por recorrer, se sienten ¡tan lejanos y tan próximos!

“...Dejadme, que voy de vuelo”

La Raña es Celeste y verde, como el mar.







13 comentarios:

Mari Carmen dijo...

¡Ay, Celeste! que acabo de dejar las tierras palentinas, lindando con Santander, y vengo con una morriña de paisajes, de verde, de cielos hermosos que veo estas bellísimas fotos que nos deja y casi me echo a llorar.

¡Yo quiero vivir en el campooooo!

Un beso

Celeste dijo...

Jajajajaja te comprendo querida amiga! Después de veintitrés años, viviendo en el centro de Madrid...ahora, tengo ese privilegio. Afortunada me siento, pero mucho, muchoooooooo!

Un abrazo grandote para ti. Y gracias siempre por seguir estos viajes verdes que tanto me gusta describir.

Mari Carmen dijo...

Es que me gusta conocer la vida de los pueblos, de sus gentes, de sus paisajes. Me gusta escuchar su silencio y sentir el sonido de mis pies en el camino. Por eso los busco y me recreo en tus paisajes y tus textos.

Un abrazo,

Visnja Roje dijo...

Muy hermosas las fotos,mi marido tiene la idea de adquirir una parcelita, ya hemos estdo viendo en que lugar podría ser, pero cerca de Santiago, porque al parecer solo sería para descansar los fines de semana, bueno hasta que se jubile, pero yo no me hayo viviendo a tiempo completo en el campo,la verdad es que a mi me gusta mi casa, pero a lo mejor solo necesito tiempo para acostumbrarme. ¿quién sabe?
Te dejé comentario también en tu otro blog.

Un beso

Visnja

Laura dijo...

Me encanta conocer lugares de mano de tus fotos y tus textos. Esos verdes y celestes son increìbles.
Abrazos

Celeste dijo...

Este lugar es para mi muy especial, es el lugar donde descanso los fines de semana.
Lo restauré por trocitos y es el sitio donde, cocinar en barro, cenar con los amigos, hacer tertulias interminables...todo, todo, tiene otro sabor.
Por eso, escribir sobre él es tan fácil. Todo allí es fácil.
Por supuesto: estáis invitados!

El Navegante dijo...

Laurita , la has oido a Celeste, cena en ese paraíso con sus amigos, pues tú ocúpate de los pasajes por Iberia, yo del vino y el jam+on serrano (luego arreglamso las cuentas Laura)no queiro pensar lo que debe ser una velada en ese paraíso.
Y a tí querida Amiga Celeste, disculpa a´si esta itromisión y autoinvitación desde los mares del sur, pero enga, como tienta, tu belleza, tu delicada forma de deslubrar la descripción de tantas obras de arte de la naturaleza, y ni que hablar de tu delicada visita a bordo que acabo de recibir hace instantes, donde realmente se te extrañaba.
Un besazo, y si Laurita no dice que no, pues hacia allá iremos alguna vez, aunque sea a bordo de mi viejo barco, ja ja ja.
Que disfrutes tu bien merecido rincón rodeado de tants belelzas.

Poetiza dijo...

Celeste, gracias por la visita. Me dara gusto que vuelvas. Respecto a lo de tu viaje a mi pais, espero que lo disfrutes. En la Rivera maya, siempre hay clima soleado y akgunas veces,lluvia y vientos. La temperatura promedio es de unos 25 a 30 gradoscentigrados todo el año, pero por las noches suele bajar hasta unos 10 grados centigrados. Es recomendable llevar un sueter o chaqueta si no soportas el fresco. Creo que lo pasaras bien, sobre todo en las noches que no son tan calurosas en esa epoca del año. Cuidese y nos vemos. --De todas formas, se puede seguir investigando eso del clima, porque a como esta el clima en estos dias, puede variar. Nunca se sabe.

Pilar M Clares dijo...

Hay lugares que son de cualquier sitio, en este no he estado, pero es como si lo conociera. Las imágenes me llevan a mil paisajes, las nubes también, este paseo, Celeste, es como los otros, de los que me gustan, mirada limpia a la naturaleza, a mí misma en ella. Me trasladaría a esta palcidez ahora mismo, a ese mundo de irrealidad, casi. Gracias por tus palabras y por las imágenes, bellas,tibias,de barro. Besos

Mari Carmen dijo...

Estas fotos son tan bonitas que dan ganas de zambullirse en ellas y quedarse para siempre en la paz de este paisaje.

Un abrazo,

Celeste dijo...

Queridas amigas, repito, totalmente en serio: estais invitadas! Os haría una paella Valenciana que pá qué!

Un abrazo grandote!

cascadilla dijo...

¡He pasado un rato maravilloso visitando La Raña y leyendo tus escritos , de verdad has encontrado un paraíso y me alegro por tí, yo me contento con dormir esta noche con imágenes maravillosas de La Naturaleza.
Gracias por este blog tan bonito.

Tawaki dijo...

Esta no son las fotos de un turista apresurado, sino las de alguien que vive y comprende esta tierra.