domingo, 22 de julio de 2007

Nazaré

Antes de llegar, no se adivina de mar, podría ser cualquier pueblo del interior

Que muelen los pescadores, de qué hacen la harina?

Después de tejer y teñir, hay que tender al sol.

Por la mañana temprano, como desde siempre se ha hecho, se lleva a secar lo que no se haya vendido.
El trabajo es laborioso y duro, pero son ya tantos años, que es casi rutina.

En la playa, el pescado se seca al sol.
Cada familia tiene su trocito, en cada casa hay toneles para guardarlo.
El invierno les coge con la bodega llena.

Los turistas han llegado y necesitan de todo: alojarse, comer, lugares a la sombra...ellas están encantadas.

Se jubilaron, ahora él ya no sale a la mar. Ella hace redes de ganchillo que venden a los turistas. Horas y horas, con el mar sobre su espalda.

Todas las familias tienen su pequeño álbum familiar: su abuelo pescaba, su padre pescaba, su marido pescaba... En Nazaré, José y María fueron pescadores.

Redes, tendidas al sol, como mariposas de agua.
...quisiera robar los instantes!

Anclada queda la barca, las manos quietas.

Cuando el día se retira, el mar con esa belleza que tanto sobrecoge, coquetea y enamora: Cómo no llevar la sangre con olor a salitre y algas?

8 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Me recuerda mis días infantiles y adolescentes de Motril. Mis tíos eran pescadores. Sé lo que es oler a pescado podrido, el parpadeo de los faros y el gozo de ver descargar el pescado en el puerto. Fui muy feliz en Motril. Mucho. Gracias por mostrarme estas fotos, tus palabras y devolverme a mi pasado tan hermoso :)

Un beso

Laura dijo...

Un lugar maravillos, cargado de tesoros simples pero ricos, cotidianos y nuevos cada´día. Tienes el corazón especial que sabe captar las imágenes del espíritu.
Abrazos

Pilar M Clares dijo...

Espléndido el relato, Celeste, qué buena vista tienes. En las fotos creo que enlazas antiguas y actuales, el resultado es mágico. Bonito, bonito...
Besazos

mentecato dijo...

¡Qué blog tan hermoso!

Todos los días me daré un ratico para leerte.

Un abrazo.

Pilar M Clares dijo...

Un recreo volver a pasar, también lo hice por las historias de Petra, que no se me olvidan. Y besos, tantos.

MORGANA dijo...

Cuánta belleza interior, que plenitud, bellísimo post Celeste,
me voy con el olor a mar y el abrazo de bellos recuerdos.
Muchos besos y gracias a tí.

julie delpi dijo...

q increibles tus fotos!!
adore

libertad entre rejas dijo...

Jo, qué ilusión ver fotos de Nazaret, fuí cuando tenía muy pocos años, sólo recordaba el funicular, el balón de futbol que me compraron en frente de la playa y la arena,tan suave...