martes, 10 de febrero de 2009

O´Cebrero, Lugo, España.




Dicen que O´Cebreiro es para los peregrinos como el Santo Grial para los antiguos buscadores de cálices alquímicos: ese espacio donde los límites, al ser cruzados, transforman y muestran otra realidad.
Si quieres conocerlo sube temprano, despacio, dejando que la montaña te vaya cantando sus tonás y te envuelva con su esencia.
Y cuando llegues, date tiempo para que el corazón comience a latir en ese otro ritmo, ese que este lugar conserva y que es producto de lo puro y limpio.


Los celtas, tenía a este lugar por mágico y lleno de algo especial.
Y algo tiene fuerte y poderoso, como si el aire guardara todo lo allí vivido, para que pueda volver a ser sentido por el que llega.

Las antiquísimas pallozas, están achaparradas contra las rocas y las aprovechan para hacerse fuertes en ellas.
Algunas ahora, son hermosos lugares donde comer o dormir.
Pasear entre las calles sin orden, es toda una experiencia.
Los antíguos carros de bueyes, de un sólo eje, aún están en las calles y desde la más sencilla palloza hasta la iglesia, todo tiene una impronta especial.
Cuentan que en la Iglesia, han sucedido milagros tan importantes como para que Wagner, pudiera inspirarse y escribir su ópera Parsifal…¡ver para creer!
A mi me atrae poderosamente la enorme pila bautismal hecha de una sola pieza, talismán de templarios extraviados y caminantes impenitentes del mundo.

El monte está lleno de plantas medicinales entre las que sobresale el hipérico, tan valorado en la Edad Media por caminantes y monjes por ser una planta milagrosa y esencial en múltiples dolencias.


Los peregrinos que llegan venciendo el frío, la ventisca de nieve y ese aire loco que separa Galicia de León, siguen su hermoso caminar…
Y yo regreso con los bolsillos llenos de esa magia que sólo O´Cebreiro tiene y con el sabor de sus quesos en el paladar.



7 comentarios:

Chayo dijo...

Querida...
Al leerte recorro con tus palabras ese hermoso lugar, tan mágico, tan callado depósito de tantos caminantes e historias...
Tus palabras tienen el poder de llevarme hasta allí y relajarme, mecerme con la vida que allí, tan queda transcurre...
Gracias...y sigue viajando que yo...¡¡¡ iré siempre contigo!!!

Un beso!!!

Mari Carmen dijo...

Si ya tenía ganas de ir a Galicia, imagínate al ver estas fotos y leerte... Hace demasiado tiempo que anduve por allí, es hora, creo, de volver a recorrer sus senderos.

Un abrazo :)

el brazo de cervantes dijo...

¡Qué ganas de volver!
Tu recuerdo me recuerda , me hace volver a momentos muy bonitos andando por aquellos bosques.
Aquel día no se veía nada, había una niebla increible , lluvia fina, una humedad paralizante y así salimos de O'Cebreiro, muertas de frio y vivas de sentir tanto.
Bsos

lobitas dijo...

Olá Celeste somos as lobitas de Portugal e gostamos muito do teu blog, chegamos aqui através do enol.
Tudo de bom
As lobitas

Celeste dijo...

Ay que bonito!!!!!!
Os propongo una visita, para recorrer de nuevo estos hermosos lugares, estaría encantada de hacer de guia. Esta hermosa tierra, está llena de magia y belleza, de buenas comidas, de buena gente. Es un placer recorrerla y sería estupendo hacerlo con vosotros.
Invitados/as quedais.
***
Niña vente, menudo espectáculo de silencios y verdes sobre las montañas!!menudo regalo para el corazón!!

Mari Carmen dijo...

Venía a dejarte un abrazo y a desearte un buen comienzo de semana :)

Pilar dijo...

Las pallozas parecen esconder duendes de todos los colores.
Un paisaje misterioso y oscuro.

Besico, amiga, lleno de azul de tu nombre y el cielo aguamarino